7 consejos para combatir los discursos de odio en Internet

Ayuda a tus hijos a reconocer, rechazar y lidiar con las expresiones de odio y discriminación que encuentran en la red

Como padres no podemos filtrar todo el contenido al que están expuestos nuestros hijos al usar Internet. Te ofrecemos estos consejo para que ayudes a tus hijos a luchar contra las expresiones y los contenidos odio que puedan encontrarse en la red.

Limitar el discurso de odio en Internet no significa limitar la libertad de expresión ni prohibirla

Cada día se publican y difunden comentarios en las redes sociales que agreden y ofenden a otros. El término de “troll” o “hater” nos es familiar en la cultura digital.  Lamentablemente nuestros hijos se topan a diario con este tipo de mensajes y perfiles: comunicaciones hostiles, que discriminan o que simplemente incitan a la violencia y, en la mayoría de los casos, no saben cómo actuar frente a ellos.

Lo lamentable es que los autores de este tipo de mensajes defienden su postura tras el principio de “libertad de expresión”, aunque no hay nada más errado.

La libertad de expresión implica poder comunicarnos y expresarnos libremente, pero en ningún caso agredir o faltar el  respeto a los demás.  Nuestra labor como padres es enseñarles a enfrentarse a este tipo de mensajes, para que no influyan negativamente en su desarrollo y por supuesto, para intervenir con acciones que permitan hacer de este mundo, un mundo mejor.

Limitar el discurso de odio en Internet no significa limitar la libertad de expresión ni prohibirla. Limitarlo, implica impedir que este tipo de mensajes degenere en situaciones más peligrosas, como la incitación a la discriminación, al racismo, a la xenofobia o la violencia.

Pero ¿cómo podemos ayudarlos y protegerlos?

  • La primera respuesta radica en explicar el significado de lo que conocemos como “expresiones de odio” para que nuestros hijos sean capaces de identificar aquellos mensajes cargados de discriminación e intolerancia.
  • En segundo lugar, implica conocer las formas, las herramientas y los mecanismos de acción que podrán aplicar sin que queden en evidencia frente a otras personas o sin que sientan que denunciar determinados comportamientos o acciones pueden tener consecuencias hacia ellos.

Comencemos entonces:

Según las Naciones Unidas, el discurso de odio es “cualquier forma de comunicación de palabra, por escrito o a través del comportamiento, que sea un ataque o utilice lenguaje peyorativo o discriminatorio en relación con una persona o un grupo sobre la base de quiénes son o, en otras palabras, en razón de su religión, origen étnico, nacionalidad, raza, color, ascendencia, género u otro factor de identidad.”

Por tanto, los mensajes basados en estereotipos, prejuicios, rumores o bien aquellos que reflejan un constante malestar del usuario frente al universo digital pueden convertirse fácilmente en focos de conflicto. También aquellos en los que se denota la ausencia de respeto, empatía y tolerancia hacia otros. Podríamos asegurar entonces que este tipo de mensajes podrían ser un fiel reflejo del discurso de odio presente en la Red.

Como consecuencias directas de este tipo de discurso encontramos que a nivel individual deshumaniza a las personas, propagando información por Internet que puede tener consecuencias directas sobre ellos  y, a nivel de colectivo, genera desconfianza en la sociedad y alimenta movimientos intolerantes.

Ahora bien, la segunda parte de nuestro trabajo como familia proviene de la posibilidad de encontrar medidas, mecanismos y formas de actuar frente a este tipo de comunicaciones y comentarios. Veamos los tips y consejos que podemos aplicar.

Algunos tips para lidiar con el discurso de odio:

  1. Identifica, lee, analiza. Utiliza un momento para conversar con tus hijos sobre frases y comentarios que reciben en Internet. Sería ideal hacer una búsqueda previa de información de los canales o los influencers que siguen con la idea de abordar este tema desde una perspectiva cercana y de interés para ellos. Seguramente, encontrarás algún comentario inapropiado. Úsalo de referencia y analízalos de manera conjunta.
  2. Reporta el discurso de odio. Todas las redes sociales tienen mecanismos de denuncia sobre contenidos de odio. Debes conocerlas para poder explicar qué puedes hacer y cómo puedes reportarlo sin estar en peligro. Aquí encontrarás las instrucciones y mecanismos que cada red social tiene disponibles:
  3. No lo compartas y tampoco generes discusión sobre este tema. Es importante que nuestros hijos sepan que compartir un contenido o comentarlo genera mayor difusión y por tanto, mayor alcance. En el caso de mensajes inapropiados si ello sucede, no solo estaríamos ayudando a ampliar el impacto negativo sino que también podríamos estar en problemas si el mensaje es denunciado y tú eres parte del mismo.
  4. Bloquea a la persona que fomenta este tipo de intercambios. El bloqueo suele ser anónimo y te garantiza que los comentarios ofensivos que pueda compartir esta persona no los recibas.
  5. Tolerancia y Diversidad ante todo. El odio a menudo proviene de la ignorancia. Podemos invitar a nuestros hijos a leer historias relacionadas con el holocausto, las guerras, el racismo o cualquier fuente que promueva la tolerancia y diversidad. Es importante aprender sobre ello para poder tener una actitud crítica y responsable frente a los comentarios que se encuentren en las redes.

Como conclusión para nuestras familias: Ante el discurso del odio, PIENSA, VIGILA y sobre todo ACTÚA reportando al administrador de cada red  los contenidos cargados de odio e intolerancia.

Hagamos frente hacia el discurso de odio que encontramos a diario en Internet. Enseñemos a nuestros hijos las formas de combatirlo. Pero sobre todo, empecemos a formar parte de la solución del problema, formando parte activa de la respuesta coordinada entre todos los entes que conformamos la sociedad, aportando nuestro granito de arena.

Mª Cristina Pérez Pietri

Pedagoga / Venezuela

Pedagoga en Gerencia Educativa. Máster en Multimedia y Educación de la Universidad de Barcelona.