Consejos que te ayudarán a elegir el mejor computador para tus hijos

Recomendaciones técnicas y consejos prácticos para la mejor elección

ordenador

El uso de tabletas y teléfonos inteligentes comienza a edades muy tempranas. Cuando llega la adolescencia, algunas familias se ven en la obligación de adquirir un ordenador o portátil de uso personal para sus hijos. La compra de un computador es una decisión importante, porque es una inversión que deberá durar algunos años respondiendo de manera óptima a nuestras necesidades.

Es importante dedicarle tiempo que la compra responda realmente a las necesidades de nuestros hijos e hijas

A partir del momento en que lo adquirimos, el computador se convertirá en la  fuente de información, de trabajo diario, de entretenimiento y también de conexión con personas y amigos de nuestros hijos e hijas. Se generarán vínculos con personas (de círculos conocidos o no tanto) y se establecerán gustos sobre determinados tipos de juegos o programas.

Ante esta situación, debemos tener presentes algunas recomendaciones técnicas que nos permitan adquirir un computador adaptado al uso que recibirá. También os ofrecemos una serie de consejos prácticos que podrían implementarse en el hogar para establecer normas de uso y evitar posibles inconvenientes futuros.

Recomendaciones técnicas

El primer paso será analizar qué intereses y aficiones tiene tu hijo adolescente y qué uso le dará al computador.

Podemos responder a estas preguntas:

  • ¿Es un uso meramente informativo?
  • ¿Se lo exigen en la escuela?
  • ¿Tiene habilidades informáticas?
  • ¿Dedican mucho tiempo libre a explorar?

Las respuestas a estas preguntas nos llevará a una primera duda: ¿portátil, sobremesa o con pantalla táctil?

Definitivamente si pensamos en adolescentes que aman el diseño y el trabajo gráfico posiblemente deberíamos optar por una opción de sobremesa con una pantalla grande y una tarjeta gráfica de mayor calidad.

Si por el contrario, prefieren consumir contenido en redes sociales y realizar tareas de la escuela, con un portátil sencillo podrá cubrir sus expectativas.

Ahora bien, si la adquisición del portátil se da a edades tempranas o se requiere de la utilización de un espacio de diseño y también portabilidad, podríamos pensar en una opción 2-en-1 , es decir, un portátil que disponga de pantalla táctil y que permita su uso también como tablet.

Sistema operativo

Existe otro elemento a considerar: ¿Qué sistema operativo se tiene en el hogar?

Si se trata de una familia que usa por norma general un PC con sistema Windows, se recomienda optar por un computador con un sistema operativo similar. Ello permitirá que se puedan traspasar usos de software fácilmente, además de solventar dudas técnicas con mayor facilidad.

Por ejemplo, actualmente la compra del office 365 familiar permite que varios computadores dispongan del acceso a estos programas. Si los tenemos en sistemas operativos diferentes será imposible vincularlos y ampliar el uso de la licencia que tenemos. Resolver dudas técnicas también será un tema a tener en cuenta, ya que como padres nuestro conocimiento estará vinculado a un sistema en concreto.

Durabilidad

Un elemento importante a valorar es la duración y calidad de la batería. Disponer de más de 8 horas de batería será ideal si tienen que llevar el ordenador a la escuela y usarlo durante las clases. Ello permitiría autonomía e independencia sin necesidad de estar conectado a la red eléctrica, que en medio de un aula no será un tema sencillo de resolver.

Tamaño de la pantalla

El tamaño de la pantalla importa. En este caso, si hemos optado por un portátil la pantalla de 12 a 14 pulgadas permitirá conseguir un equilibrio entre la usabilidad y la portabilidad. Las más grandes serían realmente pesadas y las más pequeñas aportan menos comodidad al momento de trabajar escribiendo, investigando o generando una presentación para la escuela.

Procesador

En el aspecto del procesador podríamos ahondar sobre unos requerimientos u otros, pero la evolución en este sentido va muy de prisa. Lo ideal es disponer de uno actualizado con suficiente memoria RAM y una buena capacidad de almacenamiento del disco duro para asegurar un rendimiento correcto.

Nos interesa, sobre todo, que un computador no se quede colgado tras tener en uso un par de aplicaciones en simultáneo. 4 GB de memoria RAM, y 1 TB de almacenamiento será más que suficiente para un adolescente. De hecho aseguramos que una capacidad de almacenamiento menor se puede suplir perfectamente con un disco duro externo o bien con la utilización de almacenamiento en la nube, que tenemos de manera gratuita con una cuenta de Gmail.

 Consejos prácticos para las familias

En paralelo, es necesario establecer algunas reglas de uso y dejar muy claro el objetivo de la compra del computador, sea cual fuese: para entretenimiento, uso académico o personal.

Aquí te dejamos una serie de consejos y reglas:

  • Disponer de un espacio físico en casa donde poder ubicar el computador, tanto si es de sobremesa como portátil. En ocasiones, la ubicación permite tener una visualización rápida de la información que está en pantalla, lo cual ayuda a realizar un seguimiento menos invasivo. Los computadores ubicados de cara a una pared evitan la visualización de la pantalla a terceros y, por tanto, requieren de otros métodos de seguimiento.
  • La ergonomía también es importante. La pantalla debería estar en el nivel de los ojos y la silla debe permitir que el usuario adquiera una buena postura durante su uso.
  • Disponer de una funda (en el caso de un portátil) para su correcto traslado de un lugar a otro. Funda y mochila son elementos indispensable para el correcto transporte. Pensemos que los adolescentes, por norma general, son menos cuidadosos.
  • Es importante implementar algunas reglas como por ejemplo la de “no comer o beber” cuando están trabajando con el portátil. Se podría estropear fácilmente con la caída de líquido encima o bien dejar de funcionar correctamente por migas que puedan caer sobre el teclado.
  • Instala un antivirus. La prevención ante posibles virus es fundamental para no perder información y no caer en problemas mayores.
  • Enseña a tu hijo e hija a evitar hacer clic en anuncios pop-ups o banners invasivos que aparecen en determinadas webs. Como no podemos garantizar acompañarlos en todo momento, es vital que ellos entiendan qué tipo de archivos pueden descargar o a qué tipo de información pueden acceder. Hemos de trabajar con ellos mostrándoles justamente ejemplos concretos para que comiencen a entender las diferencias entre banners invasivos e información de interés.
  • Implementa horarios de utilización y establece descansos intermedios. Lo ideal es que cada determinado tiempo tus hijos deban levantarse de la silla, estirarse y, sobre todo, separar la mirada de la pantalla.
  • Realiza seguimiento de las webs que visita a través del historial. Más que prohibir accesos, es importante saber cómo podemos hacer seguimiento de los usos que le dan al computador para intervenir en aquellos momentos en los que lo consideremos necesario.
  • Prioridad a la privacidad. Debemos enseñar a nuestros hijos a no compartir información personal y establecer contraseñas.

Al adquirir un nuevo computador en casa, también podemos estar abriendo un camino a la exploración de nuevas herramientas y aplicaciones que puedan despertar pasiones o hobbies en nuestros hijos, incentivar la creatividad o, en cualquier caso, desarrollar competencias básicas tecnológicas para su futuro. Es una decisión que nos deberá ocupar tiempo y esfuerzo. ¡Esperamos que estos consejos y recomendaciones puedan ayudarte!

María Campo Martínez

Pedagoga / España

Licenciada en Pedagogía. Diplomada en Magisterio de Educación Infantil. Asesora de Eduka&Nature.