Controlar a nuestros hijos a través de una app móvil

Es importante acompañar a nuestros hijos en el aprendizaje de las tecnologías

695

¿Eres de esos padres que se encuentran en el apuro de qué hacer frente a la solicitud de regalarle a tu hijo un teléfono móvil? o ¿ya has tomado esa decisión previamente y ahora solo debes decidir cómo controlar el tiempo que dedica a su uso? ¡Resulta que, durante la Navidad, el móvil se convierte en uno de los regalos estrellas para adolescentes y no tan adolescentes!

La mayoría de las aplicaciones son «invisibles» a los ojos de nuestros hijos

Es un hecho que los teléfonos móviles tardan menos tiempo en llegar al bolsillo de los más jóvenes. Y sabemos que al permitir el uso del teléfono móvil estamos exponiéndolos a un sinfín de peligros cibernéticos que van desde la adición hasta el ciberbullying, o en peores situaciones el grooming.

Ante esta situación debemos buscar alternativas que nos permitan acompañarlos y sobre todo mostrarles buenas prácticas. Tener una comunicación directa y poder controlar los primeros movimientos de nuestros hijos en sus propios móviles a través de aplicaciones concretas, puede aportarnos además de información, también algo de tranquilidad.

Existen una gran variedad de apps de control parental en el mercado, algunas de ellas disponibles justamente para “controlar” el tiempo de dedicación o exposición al móvil y las actividades que realizan. El uso de este tipo de aplicaciones suele provocar controversia entre los padres y muchos se preguntan hasta qué punto podemos invadir la intimidad de nuestros hijos mientras otros lo consideran, simplemente, una necesidad.

La mayoría de este tipo de aplicaciones son “invisibles” a los ojos de nuestros hijos, es decir, ellos no podrán saber en ningún momento que están siendo controlados o supervisados por sus padres. Sin embargo, nuestra labor como padres es hacerles ver la responsabilidad que asumen cuando disponen de este tipo de dispositivos, las implicaciones de las acciones que se realizan con el móvil (legales, penales, etc.) y sobre todo la aplicación de una serie de normas y prácticas que permitan resguardar su seguridad.

Aplicaciones móviles de control parental

La principal ventaja que aportan este tipo de aplicaciones es la seguridad. Gracias a ellas velar por la seguridad de nuestros hijos nunca ha sido tan fácil. La gran mayoría de aplicaciones de control parental permiten el seguimiento físico (GPS), el control de dispositivo, el control del tiempo, de las apps disponibles, entre otras opciones.

A nivel de seguimiento de la actividad, lo que nos permiten es definir un acompañamiento proactivo y reactivo. Veamos de qué se trata cada uno de ellos.

El uso reactivo es el uso en el que saltan las alarma según los parámetros de ‘peligro’ que se haya podido configurar en el teléfono. Un ejemplo de uso reactivo sería: cuando tu hijo sale de la zona del colegio en horario lectivo y el padre recibe una notificación informativa.

Por su parte, el uso proactivo de este tipo de aplicaciones nos hace estar pendiente en todo momento de los movimientos y la actividad de nuestros hijos.

Desde nuestra visión es más importante realizar un seguimiento reactivo que genere determinadas alarmas y que nos permita actuar en momentos claves. El seguimiento proactivo invade el día a día de las actividades de tu hijo y, por tanto, puede ser invasivo.

Veamos algunas aplicaciones móviles de control parental:

  1. Google Family Link: Este servicio de Google que incluye una aplicación, nos ayuda a generar hábitos saludables en relación con la tecnología dentro de nuestra familia. Te ayuda a establecer normas para que tus hijos convivan de la mejor manera posible con la tecnología. Establece horarios de encendido y apagado del teléfono, controla qué aplicaciones usan, durante cuánto tiempo y qué aplicaciones descargan, etc.
  2. Eset parental control: Esta aplicación nos ayuda a gestionar la actividad online de los niños. Permite controlar la ubicación de nuestros hijos en todo momento, mandarles mensajes que se sobreponen a cualquier aplicación, controlar qué apps utilizan y qué tipo de páginas web visitan.
  3. SecureKids: SecureKids es una página web y aplicación que ayuda a monitorizar la actividad de los niños en sus teléfonos móviles. Permite adaptar el control parental a las necesidades de cada hijo (por si tenemos más de uno), localizar a tiempo real los dispositivos de nuestros hijos, e implementar alertas para cuando el menor se encuentre en situaciones de riesgo.

Mª Cristina Pérez Pietri

Pedagoga / Venezuela

Pedagoga en Gerencia Educativa. Máster en Multimedia y Educación de la Universidad de Barcelona.