Consejos para una fiesta de Halloween… ¡de muerte!

Triunfa en una de los días preferidos de los niños

halloween

Halloween es una fiesta de origen norteamericano que cada vez está más de moda tanto en España como en Sudamérica. Y es que, ¿a qué niño no le gusta disfrazarse de monstruo o vampiro y pedir caramelos en las casas?

Disfraces, decoración, comida… ideas para una fiesta «monstruosa»

Si estás pensando en preparar una fiesta de Halloween este año para tus hijos, echa un ojo a estas fantásticas ideas:

1- Invitaciones. Si vais a invitar a amigos o familiares, no os olvidéis de hacer una invitación especial y “terrorífica”. Podéis recortar cartulinas de diferentes colores con forma de fantasma, calabaza, murciélago…

2- Decoración. Toda la casa o la sala en la que celebréis la fiesta debe dar mucho miedo. Para ello, nada más fácil que estas ideas:

  • Decora la sala con globos de colores de Halloween (negros, naranjas y morados) o con globos blancos fantasmales. Para hacer estos últimos, infla globos blancos y átalos una tela al nudo. Con un rotulador negro, pinta unos ojos.
  • Compra manteles, platos y vasos con motivos de Halloween.
  • Cubre los sillones y los muebles con sábanas. Así tendrán un aspecto fantasmal y no se  mancharán.
  • Compra calabazas de plástico o reales y decóralas como en las películas.
  • Cuelga trozos de tela o cintas decorativas naranjas y negras del techo. También puedes recortar siluetas de fantasmas, brujas o murciélagos y colgarlas por todo el lugar.
  • Para una iluminación especial, coloca bombillas de luz negra o roja en lugar de las normales.
  • Adorna las ventanas de la sala con adhesivos de vinilo en forma de ojos.
  • Cuelga una escoba del techo ¡como si estuviera volando sola!

3- Menú. Hay muchas ideas divertidas y sencillas para preparar platos y comidas que den mucho miedo:

  • Zumo de sangre. Para los “vampiros”, haz un zumo de frutos rojos y sírvelo en un cuenco grande, como un ponche. Para darle un toque más especia, llena un guante de pvc de agua, mételo en el congelador y coloca el hielo-mano en el cuenco.
  • Tarta de telaraña. Haz un bizcocho normal de yogur o limón con forma circular y cúbrelo con cobertura blanca. Después, derrite chocolate negro y déjalo caer en forma de espiral sobre el bizcocho. Con un palillo, dibuja las líneas como si fueran telarañas.
  • Fantasmas de caramelo. Extiende una servilleta y pon una gota de pegamento en el centro. Coloca un chupa chups en el medio pegando la parte de arriba del papel del chupa chups a la servilleta. Cubre con la servilleta. Esa será la cabeza del fantasma. Ata un cordel por encima de la servilleta. Ahora píntale los ojos y la boca y ya tienes unos fantasmitas muy dulces.

4- Disfraz. Podéis hacer un disfraz casero, hay muchas opciones diferentes para Halloween: bruja, calabaza, fantasma, vampiro… Con un poco de imaginación, algunos materiales y pintura de cara, ¡seguro que triunfáis!

Irene García Pérez

Periodista / España

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.