5 prácticas seguras para el uso de auriculares

Si tu hijo pierde audición, no la recuperará

audicion

Nuestros hijos podrían estar en riesgo de sufrir pérdida de audición debido a prácticas auditivas perjudiciales. La OMS recomienda una serie de medidas para que la audición de tus hijos esté exenta de riesgo, verificando los dispositivos y auriculares que utilizan a diario. ¡La pérdida auditiva no se recupera! Por ello te presentaremos una guía sobre los cuidados que debes tener.

Nuestros hijos pueden estar en riesgo de pérdida de audición debido a prácticas auditivas perjudiciales

Millones de adolescentes y jóvenes corren el riesgo de padecer pérdida de audición por el uso nocivo de aparatos de audio personales, como teléfonos inteligentes y reproductores MP3, y la exposición a niveles de ruido perjudiciales en lugares de ocio ruidosos como clubes nocturnos, discotecas, bares, pubs y eventos deportivos.” así comienza el texto que aparece en la campaña ¡Escuchar sin riesgos! que preparó la Organización Mundial de la Salud(OMS) para comenzar a concienciar a los ciudadanos sobre los cuidados que debemos tener para lograr que la audición esté exenta de riesgos al utilizar estos dispositivos.

Utilizar auriculares para escuchar música a diario es una de las prácticas que se ha multiplicado en los últimos años. Adicionalmente, estamos expuestos a los altos niveles de ruido que encontramos en la ciudad, en los bares, en los restaurantes y en los espacios de ocio en general.

Aún en entornos abiertos, si la ocasión lo permite, subimos el volumen de nuestros dispositivos para escuchar con mayor potencia la música, el programa de televisión, las series, los videojuegos, etc…

Hay estudios publicados en International Journal of Audiology que sugieren que el uso de dispositivos de audición personal y la exposición excesiva a la música pueden provocar efectos iniciales en la audición o disminución de la sensibilidad auditiva.

A día de hoy, seguramente en nuestros hogares encontramos múltiples y variadas clases de auriculares y cascos. En la mayoría de los casos se han adquirido o bien como parte de un dispositivo tecnológico como puede ser un Smartphone, por ejemplo, y en otros casos simplemente teniendo en cuenta sus características estéticas.

Sin embargo, es posible que tu familia sea una de las que, por desconocimiento, no haya analizado bien la calidad de los dispositivos que estamos utilizando y la forma en cómo ellos pueden incidir en la salud de nuestros hijos.

Normalmente hablamos de alimentación saludable, de mantener la forma física, de realizar deporte pero, ¿hemos pensado en los cuidados que debemos tener con nuestra salud auditiva?

A continuación, queremos rescatar algunas de las premisas que harán que nuestras prácticas auditivas sean responsables y seguras.

En primer lugar, citamos a la doctora Ana Jover Esplá, especialista en Otorrinolaringología del Centro Médico Quirónsalud de Alicante, quien sugiere dos claves fundamentales que aplican “la regla 60 y 60”, dos indicaciones fáciles de recordar.

Esto quiere decir que podemos:

  1. Utilizar los auriculares 1 hora al día, no sobrepasando los 60 minutos seguidos mientras escuchamos música a través de ellos.
  2. Disponer de auriculares que permitan medir los topes y definir que el máximo permitido sean los 60 decibelios. Un tope superior estaría afectando nuestra salud auditiva.
  3. Adicionalmente, la OMS nos recomienda que utilicemos cascos o auriculares que aíslen el ruido del entorno, que se ajusten bien a nuestro oído y que por tanto, al no filtrar el ruido del entorno, permiten disfrutar de la música con claridad a un volumen bajo. Si debemos escoger entre cascos o auriculares, los especialistas sugieren que mejor utilizar los over-ear porque permiten aislar el ruido del exterior, cubren el pabellón auditivo y permiten situar el volumen en un nivel inferior.
  4. Además, ha creado un post con los principales consejos que nos gustaría rescatar a continuación: Consejos «¡Escuchar sin riesgos!» Por una audición responsable y segura. Si pierdes la audición, no la recuperarás.
  5. Y finalmente, recordar que como parte de la educación que brindamos a nuestros hijos debemos hacerlo siendo conscientes de la importancia de crear medidas que los protejan, en este caso a los altos niveles de ruido a los que estamos expuestos a diario. Debemos hacerlos conscientes de los largos períodos de tiempo que se pasan con los oídos taponados y sobre todo debemos remarcarles las consecuencias irreversibles que ello podría ocasionar en su audición.

Sabemos que será un proceso largo y complejo pero que traerá grandes beneficios a futuro si conseguimos crear prácticas responsables frente al uso de auriculares y cascos en nuestro hogar.

Mª Cristina Pérez Pietri

Pedagoga / Venezuela

Pedagoga en Gerencia Educativa. Máster en Multimedia y Educación de la Universidad de Barcelona.