Cuidar la salud intestinal para prevenir enfermedades

El cuidado de la alimentación desde pequeños previenen enfermedades a futuro

intestino

Las bacterias de la flora intestinal intervienen en nuestro sistema inmunitario. Ayudan a protegernos de patógenos externos y es el principal depósito de células inmunitarias del organismo. Te lo contamos.

Algunos expertos la definen como la huella dactilar de cada individuo

El microbiota intestinal son las bacterias que habitan en el intestino, ubicadas en su gran mayoría en el colon. Diferentes estudios revelan que el tipo de microbiota se relaciona con posibles enfermedades que se desarrollen a lo largo de la vida.

La comunidad bacteriana varía cuantitativa y cualitativamente. Su buen mantenimiento depende de la nutrición y de factores como la ingesta de antibióticos, consumo de prebióticos, probióticos, y edad.

El recién nacido tiene un intestino estéril. La leche materna o de fórmula, además de la influencia de factores ambientales modularán el microbiota del bebé.

El tipo de bacterias predominantes se relaciona con el tipo de alimentación que consumimos.

Las funciones de la microbiota intestinal:

  • Protectora:
    • Regula la función del sistema inmunológico.
    • Produce moléculas con actividad inmunomoduladora.
    • Actúa en la barrera intestinal contra ciertos patógenos.
    • Modifica la permeabilidad intestinal.
  • Trófica:
    • Favorece el desarrollo de la red capilar submucosa.
    • Participa en el desarrollo de las microvellosidades intestinales.
  • Metabólica:
    • Participa en el metabolismo de los nutrientes.

Característivas

  • Las personas con sobrepeso y obesidad tienen un microbiota distinta en comparación con sujetos de peso normal.  Los obesos tienen menos diversidad de bacterias.
  • Las dietas ricas en grasas o hipercalóricas, originan un microbiota obesa, con inflamación crónica, insulinorresistencia, hígado graso y diabetes tipo 2.
  • Las intervenciones nutricionales modifican el microbiota y mejoran el perfil metabólico.
  • Las indicaciones de dietas hipocalóricas durante 6 semanas se asocia a un aumento en el número y diversidad de genes bacterianos.
  • Los probióticos reducen los niveles de endotoxemia, la ganancia de peso, la insulinorresistencia (o prediabetes) y mejoran la tolerancia a la glucosa.
  • Los prebióticos, aumentan el largo de las vellosidades. El agregado de 10-20 gramos de fructooligosacáridos a la dieta a diario, modula el microbiota, promueve la producción de ácidos grasos de cadena corta, disminuye la toxemia y la inflamación.

Prebióticos

Los prebióticos se encuentran fundamentalmente en el yogur, kéfir y el chucrut. Estos alimentos contribuyen a crear un correcto equilibrio en el microbiota intestinal.

Probióticos

Los alimentos en los que podemos encontrar estas sustancias probióticas son las frutas, las verduras, los cereales integrales y las legumbres.

Recomendaciones diarias en cuanto a la ingesta:

  • 1 – 2 vasos de yogur natural.
  • 3 – 5 frutas variadas. Es importante consumir variedad, no siempre las mismas.
  • ½ plato de verduras en almuerzo y cena, de variados colores, y texturas. Recordad que las crudas contienen mayor aporte de nutrientes. Tener en cuenta que el hervido de estas produce pérdida de nutrientes en el caldo de cocción.
  • Leguminosas: 3 veces por semana, en forma de ensaladas, guisos, hamburguesas, sopas, etc.

María Agustina Palacios

Nutricionista / Uruguay

- Especializada en Obesidad. Universidad Católica del Uruguay - Especializada en Diabetes. Escuela de Posgrado Facultad de Medicina. Universidad de la Republica Oriental del Uruguay. - Cursando Maestría en Nutrición Humana, en Universidad de La Plata. Argentina.