5 consejos que harán que tu hijo sea generoso

Los valores esenciales como la generosidad hay que trabajarlos desde que nuestros hijos son pequeños

generosidad

Es común que los niños y niñas a medida que van creciendo comiencen a ser más posesivos y en algunos casos egoístas, pero, ¡Cuidado! Esto podría llegar a convertirse en un problema cuando llegan a la adolescencia. Os damos algunas claves para fomentar la generosidad en tus hijos y convertirles así en persona que aporten valor a la sociedad.

La generosidad nace de las personas cuando tienen un propósito para serlo

En la actualidad, los adolescentes están tan condicionados por la tecnología y reciben tantos estímulos externos que en ocasiones nos cuesta educarlos correctamente. Pero es nuestro deber, como padres, buscar nuevas estrategias para llegar a ellos, empatizar, entenderlos y hacer que de adultos sean personas con valores.

Debemos hacerles entender que en la vida pasarán por dificultades que deberán de ir superando y que nosotros seremos los “guías” que les enseñen valores y virtudes esenciales para su formación personal.

  • ¿Cómo lograr que comprendan la real importancia del ser generosos?
  • ¿Podemos enseñarles desde pequeños el valor de compartir con el otro?

Recomendaciones prácticas:

1. Fomenta en ellos compartir juguetes

Si le haces comprender que compartir sus juegos es algo que le beneficia a él también, seguramente cambiará su actitud hacia los demás. Una buena estrategia para lograrlo es comprarle juegos para interactuar en equipo.

2. Hazle saber que el tiempo también se comparte

Busca la manera de que asimile que debe compartir su tiempo en beneficio de otros. Enséñale a cuidar a su hermano más pequeño, hacerse cargo del aseo del perro, ayudar con la limpieza del hogar.

3. Demuéstrale que tú también eres generoso

Cuando son pequeños, los niños quieren parecerse lo más posible a sus modelos, mamá y papá. Por eso, debes también compartir tus cosas con ellos.

4. Se cordial, sonríe

Tu amabilidad lo mantendrá siempre en sintonía con tus consejos y enseñanzas. Sonreírle para que sepa que le quieres y estás de su lado. Así se sentirá la responsabilidad de no fallarte y ser más receptivo.

5. Elógiale por cada buena acción

Es una buena técnica para fomentar sus buenas acciones. Por cada vez que tenga un gesto de generosidad hazle saber que aprecias lo que hace y, sobretodo, cómo ese acto tiene un impacto positivo en la otra persona.

Claves para ser el mejor maestro en generosidad para tus hijos

La conducta de los padres es la razón esencial de que sus hijos sean lo que son. Las primeras experiencias que reciben son asimiladas por el subconsciente. Por lo que todo lo que les rodee será “absorbido” por su cerebro, especialmente las experiencias de vida. ¿Cómo enseñarles a ser generosos?:

  • Los dulces no son solo para ellos. Así como tú debes compartir con otros, ellos también deben ofrecer lo que comen.
  • Indúceles a ser detallistas con los demás. Pueden dedicarle un dibujo a alguien, o ceder su asiento a quienes lo necesiten.
  • Manifiesta tu desagrado hacia el egoísmo. Hazles saber que quienes son así tendrán pocas amistades y personas que los aprecien verdaderamente.
  • Refuerza su enseñanza con videos educativos o literatura infantil.

No lo olvides, la generosidad nace de las personas cuando tienen un propósito para serlo. La mayoría de las veces está ligada a un vínculo afectivo, algo que desde niños les motivó a ayudar a otros.

Compartir en Familia

Redacción / España

Compartir en Familia es una web divulgativa dirigida a los padres y madres. Un proyecto que te ayudará a saber más sobre la educación de tus hijos.