¿Por qué las tecnologías son beneficiosas para el medio ambiente?

Principales avances tecnológicos para combatir el cambio climático

tecnologias-medio-ambiente

Aunque las temáticas relacionadas con el calentamiento global o el derroche energético son motivo de preocupación y urgencia para la sociedad actual, existen motivos concretos para imaginar un futuro mucho más sostenible y consciente. Con ese objetivo, presentamos recientes implementaciones en materia de tecnologías que pueden ayudar a alumbrar el camino.

Y es que, a medida que pasan las décadas, se vuelve cada vez más difícil ignorar las fuertes problemáticas ambientales. En especial, las causadas por el uso frenético y desmedido de los recursos naturales disponibles.

La lista de actividades nocivas es larga. Deforestación, agotamiento de las energías no renovables, la acumulación de basura no biodegradable o la dependencia de los yacimientos petrolíferos son solo algunas de ellas. Cada vez existen más campañas que nos alientan a tomar una decisión más consciente respecto al cuidado del medio ambiente y, por lo tanto, al cuidado de todos.

Felizmente, no son todas malas noticias. De forma paralela, el creciente aumento del consumo tecnológico, junto con el constante desarrollo de nuevas tecnologías pensadas para una utilización responsable, nos dan motivos para imaginar un futuro diferente.

Uno de los grandes talones de Aquiles para el ser humano tiene que ver con la disciplina que requiere cuidar al medio ambiente. Aquí, las tecnologías parecen ayudar a compensar ese obstáculo. Existen muchos dispositivos electrónicos que han logrado volverse tan útiles y relevantes con las funciones que ofrecen que como consumidores decidimos comprarlos sin imaginar que al mismo tiempo estamos colaborando significativamente con causas ambientales.

¿Pero cuáles son estas tecnologías y de qué formas específicas nos ayudan a contrarrestar el tan temido cambio climático?

Inteligencia artificial y “tecnologías verdes”

Gracias a los smartphones, tablets o relojes inteligentes que se sincronizan con numerosos dispositivos hogareños, hoy resulta cada vez más fácil recibir notificaciones con advertencias ligadas al exceso del consumo energético. Así es como, por ejemplo, una heladera inteligente hoy puede regular la temperatura interna según la estación o el tamaño del electrodoméstico y su software permite enviar un mail al usuario si la puerta no se ha cerrado correctamente.

Actualmente, también existen sistemas de aires acondicionados con temperatura fija de 25° (basado en recomendaciones científicas para un consumo responsable) y que hasta permiten programar de forma específica y periódica el comienzo o interrupción del dispositivo.

Reciclaje electrónico

Aunque esta nueva medida todavía no ha tenido una recepción tan positiva por parte de los usuarios, tanto Apple como Samsung recientemente han optado por dejar de incluir sus cargadores en la caja que se vende con sus smartphones o tablets insignia. El objetivo es claro: que cada usuario fiel a la marca continúe utilizando el mismo cargador para la mayoría de sus productos y no acumule dispositivos innecesarios y nocivos para el ambiente.

En otro apartado, empresas cómo Amazon o Ebay ofrecen actualmente a sus clientes una enorme cantidad de dispositivos renovados o “refurbished”. Esto significa que, si bien no son productos nuevos y sellados, estos han pasado por un proceso de restauración. Una revisión que realizan expertos para que puedan ser reutilizados.

Así es como nos encontramos con un doble beneficio. No solo podemos adquirir computadoras, celulares o consolas de videojuegos a un menor precio y en buen estado. También podemos reutilizar y reciclar dispositivos que de otra forma serían descartados. Esto desalienta cada vez más la producción desmedida de nuevos productos

Monedas virtuales

El boom de las criptomonedas no solo trajo consigo replanteos en cuanto a la seguridad financiera o su funcionalidad. También puso sobre la mesa una opción considerable para evitar o minimizar la utilización del papel. Al mismo tiempo, las monedas digitales permiten realizar transacciones de forma simple y a nivel internacional. Así es como muchas campañas contra el cambio climático promovidas por ONG y otros tipos de organizaciones logran un impacto mucho mayor. Así, reciben muchas colaboraciones alrededor de cualquier parte del mundo y en cuestión de minutos.

Monitoreo Ambiental

De nada sirven las propuestas y leyes ambientales que puedan llegar a legislarse si no logramos mantenerlas en el tiempo. Y en esto las tecnologías pueden sernos de utilidad. Con el objetivo de asegurar que se cumplan, hoy existen drones capaces de vigilar y grabar material constante de los espacios relacionados con la flora y la fauna.

Algo similar ocurre con numerosos nuevos sistemas de control de contaminación del aire que respiramos o con los cada vez más complejos testeos de calidad en los alimentos que llegan a nuestra mesa.

Joaquín Sombielle

Licenciado en Psicología

Docente de piano y lenguaje musical