¿Es mejor la alimentación ecológica para la salud?

¿Son mejores que los alimentos de la agricultura y ganadería tradicional?

alimentacion-ecologica

La alimentación ecológica es aquella elaborados sin pesticidas y fertilizantes sintéticos ni químicos perjudiciales para la salud. ¿Son mejores que los alimentos de la agricultura y ganadería tradicional?

 

¿Qué es la alimentación ecológica?

Para que un alimento sea considerado ecológico, al menos un 95% de sus ingredientes debe cumplir las normas al respecto del Reglamento Europeo 834 de 2007 sobre este tipo de alimentación. Estas normas limitan el uso de pesticidas, fertilizantes sintéticos y químicos y explican cómo debe ser la alimentación del ganado, la forma de cultivo, etc.

Este tipo de alimentos deben haber sido cultivados o elaborados mediante el empleo de procedimientos y técnicas naturales

En la producción de agricultura ecológica no se utilizan sustancias químicas como plaguicidas, herbicidas, fertilizantes y fungicidas. En cuanto a la elaboración de los comestibles ecológicos, sólo se autoriza una pequeña cantidad de ingredientes y aditivos.

Por eso, este tipo de alimentos deben haber sido cultivados o elaborados mediante el empleo de procedimientos y técnicas naturales, el respeto hacia los animales, la preservación del medio ambiente y la protección de la salud.

Beneficios de la alimentación ecológica para la salud

  • No contienen aditivos sintéticos, es decir, están libres de fertilizantes, conservantes y antibióticos.
  • Tienen más antioxidantes. Un metaestudio científico realizado en la Universidad de Newcastle en 2014 confirmó que la producción ecológica ofrece hasta un 69% más de antioxidantes beneficiosos para la salud y acumula en los vegetales menos cadmio y plaguicidas.
  • Ayudan al desarrollo de los bebés y niños. Los bebés y niños pequeños son mucho más sensibles que los adultos a las sustancias nocivas de algunos alimentos tradicionales. El organismo de los niños no es capaz de degradar fácilmente los tóxicos que pueden llegar a través de los alimentos, algo que se relaciona entre otras cosas con la aparición de diversas intolerancias y alergias alimentarias, así como con los disruptores endocrinos que pueden afectar al desarrollo y la pubertad.
  • Evitan el riesgo de enfermedades de los animales que pueden contaminar a las personas, como las vacas locas, la fiebre aftosa o la gripe aviar.

Beneficios para el medio ambiente

  • Respetuosos con la naturaleza. Los productos ecológicos son más respetuosos con los seres vivos: los animales viven en semilibertad, son alimentados con productos adecuados, no se les administran antibióticos; no se usan fertilizantes ni herbicidas químicos o tóxicos.
  • Son más sostenibles y promueven los productos de proximidad, reduciendo la contaminación del aire y el agua.

Pero ¿es mejor la comida ecológica que la tradicional?

Los estudios al respecto afirman que este tipo de comida no ofrece mejores nutrientes ni sabores, pero sí contiene menos pesticidas y plaguicidas, bacterias resistentes a los antibióticos, metales pesados y mayores concentraciones de antioxidantes.

Esto es muy beneficioso para la salud. El estudio del que antes hablábamos afirma que los alimentos orgánicos presentan “menores cantidades de pesticidas y metales pesados y mayores concentraciones de antioxidantes”.

Estos mismos estudios muestran que no se encuentran diferencias sustanciales en la calidad nutricional de los productos ecológicos en comparación con los no ecológicos.

No obstante, respecto al sabor, hay algunos estudios que sí indican que las manzanas y tomates orgánicos tienen más sabor que sus correspondientes cultivados de forma convencional. Aunque el sabor de un alimento depende, sobre todo, de la variedad empleada y de la carga genética de la semilla.

Además, las investigaciones muestran que los alimentos orgánicos duran más y sufren menos deterioro debido a los métodos de producción.

Y, como decíamos, es más respetuosa con el medio ambiente y favorece la sostenibilidad de los ecosistemas.

Por lo tanto, la comida tradicional no es, ni mucho menos, mala. De hecho, la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) asegura que el producto que llega a nuestra despensa cumpliendo a rajatabla la normativa es seguro. Esto supone que ya que no llegan los residuos de los pesticidas, o no lo hacen de forma relevante para la salud.

Aún sí es cierto que la ecológica ofrece algunos beneficios para la salud y, sobre todo, respeta el medio ambiente, cuida de los animales y puede dinamizar el comercio local.

Irene García Pérez

Periodista / España

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.