¿Cómo evitar los atracones y molestias digestivas de la Navidad?

Empacho, ardor, gases… son algunas de las consecuencias que sufrimos tras comer mucho en las fiestas navideñas. Descubre cómo evitar que pase.

atracones-navidad

Comer mucho y muy rápido, o en otras palabras, darse atracones en Navidad, produce una serie de daños a nuestra mucosa digestiva. Sobre todo si se trata de alimentos grasos, azucarados y alcohol, esto puede afectar a todo el sistema digestivo, causando una serie de molestias.

Principales problemas de los atracones de navidad

  • Ardor y acidez cuando el exceso de ácido producido para digerir los alimentos asciende por el esófago.
  • Reflujo o sabor agrio al ascender parte de la comida no digerida cuando el estómago no puede contener el exceso de alimentos.
  • Gases, tanto en forma de eructos como de flatulencias, causados sobre todo por el exceso de aire al comer rápido y por las bebidas gaseosas.
  • Náuseas y vómitos si el estómago no puede con tanta comida y necesita expulsar parte.
  • Hipo, causado por un estómago lleno.
  • Empachos, es decir, sensación de llenura en el estómago que produce hinchazón y dolor.

Todos estos síntomas suelen ser pasajeros y desaparecen en unas horas, a medida que el organismo va asimilando el exceso de alimentos ingeridos. Pero a pesar de no durar mucho, son muy molestos y pueden estropear el final de una bonita comida familiar. Por eso, es mejor que este año tomes una serie de medidas para evitar los atracones.

10 consejos para evitar las molestias digestivas en Navidad

  1. Come lentamente y mastica bien cada pedazo de comida. Además de ayudar a hacer la digestión, comer lento permitirá que comas menos cantidades. Si no masticamos el tiempo suficiente, el estómago tendrá que hacer más esfuerzo para descomponer la comida, ya que no habremos dado tiempo a que la enzima amilasa que contiene la saliva deshaga el alimento. Y al hacer más esfuerzo producirá más ácido, lo que aumenta el riesgo de acidez y ardor.
  2. Evita hablar todo el rato mientras comes, puesto que tragarás más aire que puede causar gases. Por el mismo motivo se recomienda no fumar mientras comemos.
  3. No comas con los ojos y evita llenarte el plato. Ve comiendo tranquilamente, es mejor repetir si te notas con espacio para más que dejar la comida o llenarte demasiado.
  4. En las cenas de Nochebuena y Nochevieja, es mejor cenar relativamente pronto para no acostarnos luego con la tripa llena. Además, al anochecer, las hormonas que se encargan de digerir los azúcares y los hidratos de carbono disminuyen, por lo que nos será más complicado digerirlos.
  5. Cuidado con los alimentos que aumentan la acidez, como el picante, la cebolla, los cítricos, el tomate, el alcohol, las bebidas con cafeína o gaseosas o las comidas fritas o con mucha grasa. Consúmelos con mesura.
  6. No comas los alimentos demasiado calientes, ya que el calor irrita las paredes del estómago y puede causar molestias.
  7. Evita la ropa ajustada y los cinturones apretados dado que presionan la zona abdominal y pueden empeorar los problemas del estómago.
  8. Después de comer puedes tomar una infusión digestiva de plantas como manzanilla, jengibre, regaliz, menta, anís o hinojo.
  9. Antes de la comida puedes tomar un vasito de bicarbonato de sodio con limón para facilitar la digestión y evitar los gases y la acidez.
  10. Incluye en la dieta alimentos que contengan probióticos porque fortalecen el sistema inmunitario, restauran la flora intestinal y favorecen la digestión.

Irene García Pérez

Periodista / España

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.