Youtubers que es mejor que no vean tus hijos

Las familias tenemos la obligación de educar a nuestros hijos en el uso y consumo de contenido en Internet

uboxing

En diferentes canales de Internet existe mucho contenido que no es apropiado para tus hijos. Vamos a comentarte cuáles son estos contenidos para que tengas presente los no recomendados ¡Recuerda que no puede faltar el control parental!

La visualización de este tipo de canales puede generar adicción

El mundo de Internet es prácticamente infinito y es por este motivo que muchos padres y madres no saben cómo controlar lo que ven sus hijos.

YouTube es una plataforma donde tanto niños como adolescentes pueden pasar horas y horas mirando sin parar. Pero, ¿sabes cuáles son los youtubers que es mejor que no vean tus hijos?

Este tema es muy importante y por eso es mejor que sigas leyendo este artículo si tienes hijos que consumen este tipo de contenido online.

Los hijos necesitan esa supervisión extra tan importante para ellos. Porque, aunque piensen que saben lo que están viendo, no es así en absoluto. Deben aprender a tener pensamiento crítico y criterio para que, de esta manera, sepan lo que merece la pena ver y lo que no.

Los canales más populares

Hay un factor alarmante en este mundo de canales de Youtube y es que los que son más populares están dirigidos a menores de edad, ¡incluso para bebés!

Esto es así porque saben que este tipo de público no sabe “marcar límites” en cuanto a visualización de contenido.

De hecho, la gran mayoría son vídeos para niños, que los protagonizan los propios niños, son sus familias quienes editan y mueven el vídeo por el mundo virtual para darle mayor visibilidad.

Un tipo de vídeos que es mejor que tus hijos no vean porque no les aporta nada, ni a su educación ni a su cultura. Únicamente son vídeos sinsentido para captar la atención, pero sin aportar nada que realmente merezca la pena a la vida de esos niños.

Unboxing por niños para niños

El término unboxing hace referencia a la práctica de sacar un producto de su caja o envoltorio. Este tipo de formato sería un ejemplo de aquello que tus hijos no deben ver. Por ejemplo, “Las Ratitas”, dos hermanas que tienen menos de 9 años.

En sus vídeos se dedican a enseñar los juegos y juguetes que tienen o que les envían para mostrar (publicidad). Tienen nada menos que 22’7 millones de seguidores.

De hecho, en sus vídeos muestran estereotipos de género negativos para el desarrollo de sus espectadores y por ese motivo ya ha sido investigado.

Pero son muchos los canales que siguen este tipo de formato o estrategia donde los niños hacen contenido para niños con vídeos absurdos donde el materialismo y la instrumentalización infantil son los protagonistas.

En este formato los niños muestran sus lujosas casas antes de mostrar los juguetes. Desempaquetan regalos y juegan con ellos. Normalmente los niños de menos de cuatro años se quedan embobados frente a las pantallas viendo este tipo de formato. Por ejemplo, niños que abren sin parar huevos sorpresa.

El problema aquí es que el público son niños pequeños que no saben diferenciar entre la publicidad o la publicidad engañosa y el contenido de calidad.

Videojuegos

Sabemos que cuando los niños juegan a los videojuegos, dependiendo del tipo de juego, puede ser productivo o no. Pero, ¿ver jugar a otra persona qué sentido tiene cuando no tienes ese videojuego para jugarlo en tu hogar? Hay personas que ven tutoriales para saber cómo pasarse una pantalla determinada de un juego, pero no siempre es así.

Son muchos los menores que se pueden pasar horas infinitas viendo cómo otros juegan y hacen comentarios absurdos en sus vídeos para llamar la atención y en muchas ocasiones con un lenguaje nada acertado para niños pequeños.

Otros canales a tener en cuenta

Hay otros canales donde los padres y las madres deberían valorar si el contenido realmente merece la pena para que sus hijos lo vean o si es mejor buscar otro tipo de youtuber que pueda aportar más calidad a lo que sus hijos están visualizando.

Hay canales que pueden estar bien para ver un rato, pero otros en cambio, es mejor que no porque su contenido es poco adecuado o simplemente no está dirigido a niños pequeños o bebés.

Bajo ninguna circunstancia debes dejar solo a un niño pequeño o a un bebé delante de la pantalla mientras van pasando los vídeos de Youtube porque nunca sabes qué puede venir después.

Algunos ejemplos serían vídeos con formato de:

  • Manualidades.
  • Plastilina.
  • Contenido dudoso.
  • Contenido para adultos.

La poca moralidad

Este modelo de negocio de captación de menores para que pasen todo el tiempo posible delante de la pantalla, con el único objetivo de vender y ganar dinero a través de la publicidad, deja en entredicho los límites morales de los adultos que están detrás de la cámara.

Aunque ya no solo es la moralidad (que cada uno puede tener sus propios valores) si no que puede haber consecuencias legales a todo esto.

Aunque “el marketing de influencers” o youtubers se está regulando ya en muchos países. No podemos dejar de lado que muchos de estos vídeos están protagonizados por niños.

Y que son estos niños quienes se muestran, por ejemplo, con el formato “unboxing” para hacer publicidad, con una finalidad promocional para ganar dinero, ya sea de manera directa o indirecta.

La importancia de las competencias digitales

En este sentido, es fundamental que desde casa se eduque a los niños y a las niñas en competencias digitales, ya que será la única manera de que los niños tengan buen criterio en cuanto a los youtubers que ven y no ven.

Por supuesto, estas competencias digitales son imprescindibles para aquellos padres de niños pequeños e incluso bebés que consumen contenido en ciertos canales de Internet.

Las familias deben tener claro la importancia también del control parental y enseñar a los hijos a medida que estos van creciendo a que desarrollen su propio pensamiento crítico.