Ideas para festejar la llegada de la primavera con los más peques

Propuestas para darle la bienvenida a esta época del año en Argentina

ideas-primavera

Te dejamos algunas ideas para celebrar la primavera con los más chiquitos, a toda fiesta y color. Nada mejor que celebrar en familia. Quizás para muchos, ciertas efemérides no resulten más que un negocio comercial, pero la realidad es que siempre vale la pena festejar y agradecer, ¡así que cualquier excusa es buena! Y qué mejor que celebrar la llegada de la primavera con los más chiquitos, quienes tanto disfrutan de esta fecha.

Qué mejor que decorar nuestro hogar para recibir a la primavera

Más allá de la celebración, las costumbres familiares, entre ellas los festejos, son de gran riqueza para la vida y desarrollo de los niños. Podemos festejar las queramos, como queramos y hacerlas propias. Estos festejos colaboran a la gratitud, a la identidad y unión familiar y fomentan la celebración de las pequeñas cosas, como podría ser un sencillo cambio de estación.

Cada celebración se adecua al tipo de familia o a los perfiles de los niños: hay niños que disfrutan más de la exploración, otros de la pintura o manualidad, otros de cuentos, mientras otros son todo música y fiesta. Te dejamos algunas ideas para celebrar la llegada de la primavera con todo. Pero no olvidemos: no importa lo que hagamos, hagámoslo propio.

¡Los exploradores!

Podemos realizar una exploración ambiental en alguna plaza cercana, alrededor de nuestro barrio, o en algún jardín de preferencia. Lupa y libreta en mano, podemos llevar registro de las flores y plantas que encontramos, guardar alguna hoja, sacar fotos de bichos, comparar olores y observar qué frutas están de estación en primavera. También podemos visitar algún vivero o reserva ecológica. O investigar sobre las herramientas de trabajo de los jardineros y hasta realizar dibujos de los descubrimientos más destacados. En el caso de los más chiquitos, algún disfraz o sombrero siempre suma. Podemos coronar esta excursión plantando alguna semillita en tierra o en un frasco, e incluso imprimir alguna de nuestras fotos y colgarlas en el hogar. Ideal para los curiosos.

Para quienes disfrutan de las manualidades, qué mejor que decorar nuestro hogar para recibir a la primavera. Dibujos, fotos o manualidades referentes a flores, insectos y árboles son más que bienvenidas. Guirnaldas primaverales, mariposas de tubos de papel higiénico, máscaras de libélula, dibujos de colores, macetas decoradas, alimentadores de pájaros, papel celofán sobre vidrios o luces, todo vale. Una actividad muy hermosa es realizar dibujos con colores, escuchando canciones alusivas a la primavera o aún mejor, canciones sin letra pero con melodías alegres. Incluso, podemos inaugurar la famosa mesa de estación en algún rincón de casa: se trata de una idea propia de la pedagogía Waldorf en la que una pequeña mesa en la que, durante todo el año, se representan los diferentes cambios de las estaciones y el paso del tiempo.

¿Por qué no una celebración temática de la primavera?

Podemos elegir un tema a gusto (vaquitas de San Antonio, mariposas, arcoíris, colibríes, bosque encantado), adornar nuestros hogares y cocinar juntos algún manjar dulce y frutal. Podemos dibujar en los vidrios con marcadores de tiza (no te preocupes, se borran con mucha facilidad), jugar juegos como de reconocimiento sonoro (escuchando por ejemplo sonidos de hojas, animales o insectos) o un bingo primaveral. En esta ocasión, disfraces casi obligados. Ideal, incluso, para un 21 de septiembre un poco frío o lluvioso. Que no pare la fiesta aunque estemos adentro.

Actividades más tradicionales

Leer cuentos, adivinanzas, acertijos y poesías relacionadas con la primavera en un refugio primaveral siempre es un buen plan. Podemos construir para esto una pequeña zona de lectura en casa, en la cual leer algo primaveral todos los días durante la primera semana de la estación, por ejemplo. Podemos confeccionarla junto a los niños, con sábanas, alguna luz, decoración primaveral y muchos libros. Si queremos ampliar ese rincón, también podemos hacerlo musical: canciones, juegos de manos y rimas pueden estar presentes para dar comienzo el ratito de lectura primaveral.

La cápsula del tiempo

Siempre es lindo hacer una cápsula del tiempo, ideal para múltiples festejos. Si realizamos una fiesta o exploración, podemos poner en una pequeña caja de metal etiquetada con fecha algunos recuerdos cuando termine la celebración: alguna manualidad, un descubrimiento natural, o un objeto alusivo a cómo festejamos y a lo que descubrimos. Si tenemos exteriores en nuestra casa, podremos enterrar la cápsula del tiempo y desenterrarla en algunos años, para recordar cómo festejamos la primavera en aquel año. Incluso podemos incluir alguna cartita para nuestros yo del futuro, quienes leerán sobre esa primavera inolvidable. También podemos dejar en la caja alguna semilla para plantar en el futuro, o una foto de algún árbol o arbusto que tengamos en casa, para poder comparar su crecimiento en unos años.

Un picnic primaveral es una manera de pasar una tarde diferente, recibiendo la llegada del calor. Podemos elegir un lugar, llevar una manta colorida, cocinar algo temático para la merienda y disfrutar. Puede ser un gran espacio para juntar varias actividades, como observar vegetación, plantar, realizar manualidades, pero todo al aire libre.

Heliana Moriya

Docente de música de niveles inicial, primario y secundario

Psicopedagogía