¿Por qué mi hijo no quiere ir a la escuela?

vuelta-al-cole

La adaptación a la rutina tras las vacaciones puede ocasionar determinadas alteraciones emocionales y físicas conocidas como el llamado “síndrome de depresión post-vacacional”. Te lo contamos.

Debe comprender que estudiar es algo necesario para su futuro

Es un trastorno que también afecta a los niños, provocando algunos síntomas como insomnio, llanto, irritabilidad, mal humor, rechazo a ir al colegio e incluso somatizaciones digestivas como vómitos o diarreas.

Estos síntomas responden a un rechazo al colegio, cuyas causas pueden aparecer antes de las vacaciones si el niño sufría problemas como acoso escolar, con los profesores, de aprendizaje, etc.

Si el niño iba contento a clase antes del verano, probablemente solo se deba al cambio que supone pasar de estar de vacaciones, sin horarios ni deberes, a volver al colegio. Es habitual que los adultos también pasemos por esta “depresión postvacacional”.

Consejos para evitar el rechazo

  1. Planificar la vuelta a clase de forma gradual, no volver de vacaciones o de viaje justo el día de antes.
  2. Ir ajustando los horarios gradualmente en la semana previa para que le cueste menos despertarse pronto.
  3. Recordarle todo lo bueno y positivo de volver al colegio: ver a los amigos, retomar las actividades extraescolares, etc.
  4. Debéis ser un buen ejemplo. Si os ve quejaros por la vuelta al trabajo, hará lo propio. Actúa con normalidad y muéstrale que no es tan malo volver a las rutinas.
  5. Proponerle algún plan divertido para el fin de semana para que vea que la vuelta al colegio no implica el final de las actividades divertidas en familia.

¿Y si tu hijo ya es adolescente?

  • Si tu hijo tiene más de 12 años este proceso será más complicado, ya que no es tan fácil convencerle de las ventajas de volver a clase.
  • Mientras esté en la edad de la enseñanza obligatoria debes hacerle ver que necesita el título mínimo exigido para poder acceder al mercado laboral.
  • Debe comprender que estudiar es algo necesario para su futuro.
  • Es recomendable también una adaptación gradual a los horarios y rutinas escolares.
  • Debes hablar con él para comprender las causas del rechazo. Si tiene problemas con algún compañero, deberéis hablar con el centro para cambiarle de clase si hace falta, reforzar los controles y evitar que sufra acoso.
  • Si el problema es que le cuesta estudiar y seguir el ritmo, podéis buscar un profesor de clases particulares para que le ayude en casa.
  • Recuérdale los límites y no cedas.
  • Debes buscar una solución sin discusiones ni peleas.
  • Ayúdale con sus posibles dificultades tanto personales como académicas y ofrécele recompensas por el trabajo bien hecho para que se sienta motivado a seguir estudiando.

Lo normal es que, una vez se retomen las rutinas, este rechazo vaya desapareciendo si no hay nada grave detrás.

¡Ánimo en la vuelta al cole!

Irene García Pérez

Periodista / España

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.