¿Por qué es tan adictivo Youtube?

youtube

Si estás harto de preguntarle a tu hijo adolescente qué está haciendo y que te responda: «Estoy en  Youtube«, quizá sea el momento de preocuparte. ¿Quieres saber por qué esta red social puede ser tan adictiva para los adolescentes? Te lo contamos.

Youtube y el tiempo ante las pantallas

Es más que probable que ya hayas dejado de contar el tiempo que se pasa tu hijo delante de la pantalla mirando Youtube, pero es necesario que vuelvas a prestarle atención para ponerle fin.

Esta plataforma está diseñada para que los espectadores pasen horas y horas delante de la pantalla. De hecho, cuando no hay un buen pensamiento crítico desarrollado en la mente, pasarse horas viendo videos puede ser relativamente fácil.

¿Por qué es tan adictivo?

  • Porque esta red social es un servicio que consiste en que los propios usuarios suban vídeos a su plataforma y que las personas interactúen con ellos, ya sea compartiéndolos, comentándolos, dándole a “me gusta”, etc.
  • Porque existe desde 2005, prácticamente desde que nacieron. En la actualidad, Youtube está muy vinculado a los adolescentes.
  • Porque consideran que los videos que están viendo son entretenidos para ellos. Los adolescentes disfrutan viendo a “influencers” de su edad, o de más o menos edad.

El uso de Youtube como fuente de información y aprendizaje puede ser beneficioso para cualquier edad. De hecho, como padre o madre es posible que hayas buscado alguna vez información para tus hijos con el objetivo de aprender algún conocimiento concreto.

Es una manera visual de poder asimilar mejor el conocimiento. Pero no siempre es igual de eficaz por el contenido que presenta. En ocasiones esta plataforma de videos puede presentar imágenes poco reales y nada acordes con la realidad.

Por ejemplo, cuando salen niños que no paran de abrir regalos, casas enormes con familias siempre felices y divertidas, adolescentes que pasan mucho tiempo jugando a videojuegos sin ningún problema aparente en su vida, etc.

Youtube y la conexión emocional

Además de usarlo con objetivos de aprendizaje, también puede utilizarse como entretenimiento. Si los adolescentes quieren reírse, buscan videos de risa, si están tristes buscan videos tristes, si quieren escuchar una canción y leer la letra, etc.

Pueden utilizar esta herramienta como una forma de escapar del mundo real. Para evadir sus sentimientos y perderse en los videos que parece que no acaban nunca.

Se escapan del posible estrés que viven en la actualidad. Las emociones que sienten mirando contenidos les resulta más satisfactorio que lo que sienten cuando se enfrentan a la realidad.

Pero, un abuso de este “recurso” puede tener consecuencias negativas. Puede hacer que eviten aprender estrategas necesarias para el manejo del estrés o la ansiedad.

Consecuencias negativas

Aunque puede ser una opción divertida, hay peligros que se deben tener en cuenta.

  • Pueden perder la noción del tiempo porque es una plataforma que ofrece videos uno detrás de otro, hasta que llega un punto en que no están relacionados y puede ser contenido no apto para su edad.
  • Sin un pensamiento crítico se puede convertir en una inercia porque “se pierden” entre tanto video. A los adolescentes les cuesta establecer sus propios límites y no se autorregulan las necesidades emocionales que Youtube satisface en ellos.
  • Los videos que suben algunos adolescentes pueden generar mucho estrés, sobre todo cuando se convierte en una obsesión recibir reproducciones, “me gustas” o buenos comentarios. Es peligroso que los adolescentes nivelen su autoestima dependiendo del éxito que tiene en este tipo de plataformas.

Cómo desenganchar a tu hijo de Youtube

No puedes controlar todo el tiempo que pasa en esta red social, pero sí es importante que se trabaje la confianza mutua y la independencia de tus hijos a todos los niveles.

Puedes ayudar a tu hijo a que no pase tanto tiempo delante de las pantallas y que el tiempo que pase delante de YouTube sea una experiencia positiva.

Para ello:

1. Establece controles parentales

Explica a tu hijo que no es que no confías en él, es que no confías en los contenidos de cientos de millones de personas que suben  diariamente a la red.

2. Habla con tu hijo

Es importante que mantengas una conversación de calidad con tu hijo adolescente. Hazle preguntas de manera regular sobre lo que está viendo o el tipo de material que está creando.

3. Mira vídeos con tu hijo adolescente

Para que sepa que lo que ve te importa, podéis compartir contenidos, aunque no te interese en absoluto. De esta manera, afianzaréis vuestro vínculo y podrás controlar lo que ve.

4. Establece límites

Debes establecer un tiempo limitado para el uso de tecnología (para los adultos también). Y que no se puedan utilizar las tecnologías cuando haya tareas que hacer.

Los límites son necesarios para que se acabe con la depresión y la soledad que envuelve el uso desmesurado de las tecnologías en la vida de los adolescentes, siendo en este caso Youtube, el protagonista.

Por último, aprender a cómo ayudar a tu hijo a desengancharse de Youtube debe implicar también mantener conversaciones familiares regulares con todos los miembros la familia sobre el tema y que todos estén de acuerdo que puede tener cosas buenas, pero que hay que saber cómo utilizarlo correctamente para que las consecuencias negativas no afecten directamente en vuestras vidas.