¿Qué esperar de las redes sociales en el futuro próximo?

3 pistas de proyección a tener en cuenta

redes-sociales-futuro-proximo

Aunque damos por sentado la importancia y presencia de las redes sociales en nuestras vidas, sabemos internamente que tarde o temprano esto cambiará. Ante el imparable avance tecnológico, junto con nuevas problemáticas de la vida cotidiana, presentamos algunos factores que son de relevancia para el futuro de las plataformas sociales.

Las redes sociales también atraviesan un ciclo con picos y caídas

Han pasado casi 20 años desde la creación de Facebook, y con ello el comienzo de una era que llegó para quedarse por bastante tiempo. Tal es así que las redes sociales se han instalado de formas insospechadas en la vida de gran parte de la sociedad.

Al mismo tiempo, resulta cada vez más común y lógico preguntarnos si no estamos atravesando una etapa de agotamiento o saturación respecto al uso que les damos a estas herramientas.

Al fin de cuentas, como todo en la vida, las redes sociales también atraviesan un ciclo con picos y caídas. Actualmente, no existen crecimientos significativos en cuanto a nuevos miembros en YouTube, WhatsApp o Telegram. Y es que cada vez cuesta más trabajo encontrar gente que todavía no utilice todos o algunos de estos servicios.

No son pocas las encuestas que pronostican que alrededor del 2025 comenzará la etapa del desencanto por las redes sociales y la eventual necesidad de una reinvención en el rubro.

¿Qué están pensando entonces las mentes a cargo de estas grandes plataformas para llevarlas al siguiente nivel? Aunque esta etapa se ha caracterizado por introducir nuevos y continuos cambios en cortos lapsos de tiempo, existen indicios que nos permiten proyectar el futuro cercano de plataformas todavía relevantes como Instagram, TikTok o Twitch.

Aunque todavía no sabemos que nivel de profundidad y velocidad tendrán sobre el paradigma actual, presentamos algunos tópicos que se están buscando introducir en este mismo instante:

Redes más específicas

Desde el 2010 y hasta hace unos pocos años, la tendencia general indicaba un marcado interés por redes que permitiesen conectar a todos con todos. Esto significaba que en una misma plataforma convivían perfiles y “amistades” que mezclaban el grupo de amigos de la secundaria junto con la familia.

Actualmente, esa tendencia está cambiando notoriamente hacia el lado de la especificidad. También hacia un menor volumen de gente, y los expertos creativos del social media ya están tomando nota de esto.

Por lo tanto, es muy probable que tanto nuevas plataformas como las ya existentes propongan “mini-redes”. Soluciones que permitan una mayor segmentación del público y por lo tanto, detener el paso de la saturación antes mencionada.

Privacidad

En línea con el punto anterior, cada vez más gente prefiere minimizar o evitar compartir tanta información personal en sus redes. Las razones están más que justificadas después de escándalos como el de Cambridge Analytica y la divulgación de datos con fines políticos y de manipulación mediática.

Mark Zuckerberg admite que cuanto más pequeñas y concentradas sean las redes, habrá menos riesgos de sufrir robos de datos o exposiciones masivas de información sensible. Es por esto que cada vez más gente busca redes que permitan el anonimato parcial o total.

Además, más y más personas manifiestan el deseo por simular un “espacio íntimo” en sus redes sociales entre sus pares o seres queridos.

Realidad Virtual y Aumentada

Una de las principales críticas que se le suelen hacer a las redes sociales es la sensación de “no realidad”. No importa cuán buena sea la calidad de la videollamada o el audio que escuchamos en nuestras plataformas, nada se compara con la experiencia presencial.

En un intento por solucionar o al menos acercarse a sensaciones más realistas, el uso de la realidad virtual y aumentada parece ser el camino elegido por Facebook como empresa, en su reciente cambio de nombre y paradigma llamado Meta.

Por medio de una mayor accesibilidad a dispositivos existentes como anteojos virtuales o gadgets que memorizan y reproducen nuestros movimientos. Además, este tipo de tecnologías también permite “imitar” nuestro entorno y dar una mayor sensación de “espacio físico”. De esta forma, podríamos experimentar encuentros más vívidos y estimulantes que los visto hasta ahora.

Joaquín Sombielle

Licenciado en Psicología

Docente de piano y lenguaje musical