¿Qué tareas del hogar deben hacer nuestros hijos según su edad?

Ideas para hacer de las responsabilidades domésticas un hábito saludable

tareas-hogar

La realización de labores domésticas puede resultar beneficiosa para la vida y desarrollo de nuestros hijos. Fuera de todo estereotipo o prejuicio, las tareas cotidianas del hogar pueden favorecer la autoestima en la infancia, así como la autonomía y el sentido de responsabilidad.

A los niños les gusta ayudar y ser productivos

Quizás nos resulte más rápido y práctico realizarlas nosotros mismos. Pero incluir a los niños y niñas en las rutinas del hogar puede colaborar con la generación de hábitos saludables tanto para ellos como para la familia en su totalidad, que luego resultarán más sencillos de mantener y acomodar a sus diferentes etapas vitales.

A los niños les gusta ayudar y ser productivos. Es por eso que te contamos qué tareas podés adjudicarle a tus hijos e hijas de acuerdo a sus respectivas edades, junto con algunos consejos para llevar a cabo las tareas domésticas en familia con éxito.

Asignamos tareas claras y sencillas

Algunas tareas resultan más complejas en su organización, es especial para niños pequeños. Para no confundir ni desorientar, una buena estrategia es poner al niño a cargo de una tarea puntual. Por ejemplo, en vez de encargarle que ponga la mesa, podemos poner a los peques a cargo de las servilletas. O en lugar de pedirles que ordenen su cuarto solos, podemos asignarles tareas en cierto orden: hacer la cama, guardar los juguetes, preparar la mochila, luego acomodar la ropa.

Las tareas domésticas son diarias, semanales o mensuales

Esto lo tenemos más que claro. Podemos sentir que sobrecargamos a nuestros hijos si le pedimos que se ocupen de cuestiones del hogar a diario. Pero la realidad es que genera un hábito saludable, que no tiene por qué ser excesivo. Podemos pedirles solo una tarea al día, o repartirlas durante la semana. Podemos reducir tareas los fines de semana o pasar de ellas del todo algunos días. Encontrar el balance entre la flexibilidad y la constancia es nuestra tarea.

No asociemos las tareas del hogar con castigos

Si disciplinamos a nuestros hijos a través de la asignación de tareas, estaremos colaborando a que ellos mismos asocien la tarea doméstica con una penalización y no con un hábito. Todos en casa nos ocupamos de cuidarla porque es de todos y hacemos uso de ella, no porque nos “portamos mal”.

Enriquezcamos el ambiente

Si en nuestro hogar disponemos de un tiempo en familia para limpiar y ordenar juntos, podemos poner música para que cuidar de nuestro hogar sea una alegría y no un pesar. Podemos incluso colocar pizarras, afiches o carteles con las tareas y las personas a cargo, con colores y dibujos. No olvidemos los elogios y la gratitud.

¿Qué tareas pueden realizar nuestros hijos según la edad?

Si bien esta es una lista orientativa, recordemos que muchas tareas pueden ser adaptadas a otras edades y niveles de complejidad.

Niños de 2-3 años: ¿Tan chiquitos? ¡Claro que sí, les encanta ayudar!

  • Guardar juguetes.
  • Pasar un trapito por superficies a su alcance como mesitas bajas o sillas.
  • Tirar cosas en el tacho de basura.
  • Regar las plantas.
  • Encargarse de trasladar algún objeto para poner la mesa.
  • Poner su ropa sucia en la canasta para lavar.
  • Lavar alguna verdura sencilla y pequeña para ayudarte a cocinar.
  • Llevar y traer cosas.
  • Tirar su pañal.

Niños de 4-6 años: continuamos guiando y proponiendo tareas un poco más complejas

  • Ordenar su cuarto.
  • Aprender a hacer su cama.
  • Comenzar a doblar ropa sencilla.
  • Poner la mesa.
  • Ayudar a guardar las cosas de la cocina (cubiertos, platos, etc.).
  • Rellenar la comida de las mascotas.
  • Barrer superficies pequeñas y fáciles.
  • Cortar pequeños vegetales o frutas con elementos apropiados para sus edades, ayuda y supervisión.

Niños de 7-9 años: aún más motricidad

  • Preparar sus mochilas.
  • Doblar toda la ropa más compleja.
  • Ayudar a cocinar platos más elaborados o platos sencillos de lo que ellos puedan encargarse, como un sandwich.
  • Hacer su cama.
  • Aspirar.
  • Preparar la bolsa de basura para ser sacada afuera.
  • Preparar el desayuno.
  • Lavar y secar vajilla.

Niños de 10-12 años y en adelante

  • Limpiar una zona de la casa en profundidad.
  • Planchar.
  • Lavar y colgar ropa.
  • Un poco más grandes, hacer compras.
  • Cocinar.
  • Ayudar en arreglos para la casa.
  • Lavar el auto.

Las tareas del hogar son un departamento en el que nos podemos poner creativos. Existen muchas más tareas que estas, y algunas dependen de cómo es nuestra casa, de si tenemos o no mascotas, parque, etc. Como sea, enseñemos y guiemos, armémonos de paciencia, no nos pasemos de exigencia, elogiemos, no esperemos resultados perfectos, vayamos de a poco con la incorporación de tareas y mantengamos una actitud positiva.

Heliana Moriya

Docente de música de niveles inicial, primario y secundario

Psicopedagogía