Mi hijo adolescente no me habla

adolescente-comunicación

Si tu hijo adolescente no te habla es probable que te sientas mal o pienses que es tu culpa. No lo es en absoluto, solo es importante que entiendas por qué se comporta así para encontrar la manera de acercarte a él sin que se sienta invadido. Te lo contamos.

Nunca te tomes de forma personal sus cambios de humor

Es posible que te preguntes dónde está ese niño que iba corriendo a abrazarte y a darte besos todo el tiempo, que no se iba ningún día a dormir sin decirte que te quería… Ese niño que si te ausentabas un par de horas después te decía que te había echado mucho de menos, te contaba qué tal había ido su día y que quería estar un rato jugando contigo.

Ahora, parece que te han cambiado a ese niño con el que te llevabas muy bien por un adolescente que no es capaz de responderte con dos palabras seguidas.

En realidad, es tu hijo… Y sí, es el mismo. Probablemente esa distancia emocional que te obliga a tener tu hijo te duele en el corazón como un puñal clavado, sobre todo cuando te dice que le dejes en paz, que eres un/a pesado/a o cuando sientes con su comportamiento que te entrometes en sus cosas, cuando solo te preocupas por él y su bienestar.

Un muro emocional entre vosotros

Parece que tu hijo adolescente solo se levanta por las mañanas para jugar a juegos, estar con el móvil, ver redes sociales o vídeos de Tik Tok, quedar con sus amigos…

Y cuando intentas hablar con él siente que no le comprendes y que eres la última persona en el mundo a la que le contaría qué le pasa.

Puede ser por miedo, vergüenza o, simplemente, porque quiere mostrar que es un ser independientemente de ti.

La realidad es que, aunque quiera demostrarte todo eso, te necesita. Aunque no te lo diga, requiere de tu atención, de tu cariño y, en todo momento, de tu comprensión.

No importa el muro emocional que intente poner entre vosotros… En realidad, es todo fachada puesto que en el fondo de su corazón y por su buen desarrollo emocional, te necesita en todos los aspectos de su vida.

A pesar de que todo esto lo sabes, te sientes atado/a de pies y manos… Has hecho todo lo posible para hablar con él, pero solo te encuentras con negativas, malas caras y/o evasivas ante las cosas que le preguntas. Entonces, ¿qué es lo que puedas hacer?

No le obligues a comunicarse contigo

Aunque parezca contradictorio, si quieres establecer una buena comunicación con tu hijo adolescente, lo mejor que puedes hacer es no obligarle a hacerlo.

Es mejor que te centres en crear un entorno comprensivo en el que se sienta cómodo para hacerlo de manera voluntaria.

Es importante entender las razones por las que tu hijo adolescente no te habla, de esta manera podrás buscar la mejor solución para ambos sin que se sienta presionado de ninguna manera.

5 posibles motivos por los que tu hijo no te habla

1. Es algo propio de la edad

Se distancia de ti para conectar con sus iguales, que en ese momento se convierten en un pilar muy importante en su vida. Les necesita para desarrollarse socialmente.

2. Solo le criticas cuando te habla

Quizá en algún momento ha intentado abrirse contigo y hablarte, pero por tu parte solo ha recibido juicios, críticas e incomprensión. No lo has hecho queriendo, quizá solo te preocupabas por él, pero esto hace que tu hijo se distancie de ti y se vuelva hermético. No percibe en ti ni confianza ni un lugar seguro para ser él mismo.

3. No hablas, interrogas

Cuando un adolescente se siente interrogado, automáticamente se siente atacado. Si realmente quieres que se acerque emocionalmente a ti, deberás centrarte en conversar con tu hijo compartiendo opiniones y experiencias.

4. No está de acuerdo contigo

Quizá se ha ofendido por algo que has dicho/hecho, necesita hacerte ver que no tienes el pleno control en su vida o, simplemente, que no está de acuerdo contigo y quiere hacértelo ver distanciándose emocionalmente. Cuando deja de hablarte siente que, de algún modo, tiene el control en la situación.

5. Se siente traicionado

Puede que se haya sentido traicionado por ti por algún motivo concreto, como que hayas hablado de él a sus espaldas, que le hayas mentido o cualquier otra cosa.

Estos son solo algunas de las causas más comunes por las cuales tu hijo puede haber dejado de hablarte, pero en realidad, cada familia es un mundo y puede haber otras diferentes. En cualquier caso, debes reflexionar qué es lo que puede ocurrir para que tu hijo adolescente no te hable.

¿Qué puedes hacer si tu hijo adolescente no te habla?

Si te encuentras en esta situación es probable que ya no sepas qué más hacer para acercarte a tu hijo y poder mejorar vuestra comunicación.

Solo quieres que te mire y te sonría, que te hable y te cuente sus cosas, que te abrace y te diga lo mucho que te quiere… No es tanto para una relación entre padres e hijos, ¿verdad? Pero en estas edades es complicado y debes armarte de paciencia.

Antes de darte algunas estrategias, debes saber que no tienes que tomártelo como algo personal. Si quieres hablar con él y te rechaza, no te ofendas. Puede que estés cansado/a de sus desafíos, pero lo más probable es que, si se comporta así, es porque le ocurre algo y no sabe cómo acercarse a ti, le faltan habilidades y te necesita más que nunca.

En este sentido, de nada te servirá que te pongas a la defensiva, lo mejor es que crees un espacio en el que estés dispuesto a hablarle sin juicios, ni críticas, únicamente comprendiendo lo que le ocurre. Para conseguirlo siéntate a su lado, deja que pase el rato… O, si empieza a hablar, escúchale con todos tus sentidos.

Además, ten en cuenta lo siguiente:

  • Tiene derecho a no hablarte por lo que no le manipules para que lo haga

Respeta sus tiempos y a su persona. Simplemente déjale claro que, cuando quiera, estarás ahí para escucharle.

  • Escucha a tu hijo sin críticas ni juicios

No le contestes, solo escucha. Entiende su punto de vista, aunque no estés de acuerdo en lo que piensa. Si no tiene negativas por tu parte es probable que se abra más a ti.

  • Disfruta de una conversación con tu hijo

Hazlo de la misma forma que lo haces cuando hablas con otro adulto. Hazle partícipe con sus pensamientos y no le interrogues, simplemente apuesta por conversaciones nutritivas para todos.

  • Implica a tu hijo en la toma de decisiones,

En los límites que tiene que seguir, en aquello en que pueda aportar su opinión y sentirse partícipe del hogar y miembro importante del mismo.

  • Sé flexible

Aunque no permisivo. Hazle ver que puede confiar en ti siempre, sea para lo que sea.

De cualquier modo, a pesar de todo lo que te hemos contado aquí, si tu hijo decide no hablarte debe ver en ti entereza, esto significa que vea que eres capaz de aceptar su decisión de no hablarte y de afrontarlo de la mejor manera posible.

Necesita ver en ti un modelo de seguridad y autocontrol, aunque intente desestabilizarte en ocasiones.

Nunca te tomes de forma personal sus cambios de humor, que vea que no te puede manipular y que tus mejores armas siempre serán la paciencia y la comprensión.

Estate siempre a su lado, aunque sea en silencio y, cuando se sienta preparado, te hablará de nuevo ¡y recíbele con los brazos abiertos!