El deporte, el gran aliado de tus hijos

rutinas-deporte

Desde los más pequeños hasta los mayores, realizar ejercicio físico siempre es saludable. Comenzamos el año escolar y es un buen momento para establecer rutinas deportivas que les permitan mejorar su rendimiento académico.

Curso nuevo, rutinas nuevas

Para bien o “para mejor” la pandemia ha hecho que nuestra vida cambie y hay ciertos hábitos que sería bueno recuperar, iniciar o comenzar con el objetivo de cuidar nuestro cuerpo a través del ejercicio físico.

Se trata de realizar actividades que les gusten, sin necesidad de competir, pero que mejoren la capacidad respiratoria y pulmonar, la muscular, la resistencia, liberar la mente de preocupaciones y tensiones, y permitir desarrollar algunas virtudes como el esfuerzo, la constancia, el trabajo en equipo, la lealtad a tus compañeros, la generosidad, la superación de obstáculos, etc.

Se pueden elegir muchos tipos de deporte para nuestros hijos que se adapten a sus gustos y fisionomía, porque se trata de que disfruten haciéndolo. A algunos les puede gustar correr, montar en bicicleta, senderismo o dar grandes paseos.

A otras les puede gustar realizar deportes de coordinación y resistencia como natación, remo, elíptica, spinning, danza. Muchos otros prefieren practicar deportes de competición en equipo o individuales, como el tenis, fútbol, baloncesto, voleibol… entre los más populares.

Fomentar la constancia

Sea cual sea el que elijan lo importante es que sean constantes y regulares, llevándolo a cabo sin excesos ni obsesiones, porque las personas que practican disciplinas físicas peligrosas o excesivas ponen en riesgo su salud corporal y psíquica tanto o más que aquellas que llevan una vida sedentaria y perezosa. Se trata de llevar una vida saludable y ordenada.

Establecer pequeños objetivos, hacer un tiempo concreto o recorrer una determinada distancia, les ayudará a fortalecer su voluntad, el dominio sobre su cuerpo y la capacidad de vencer las dificultades.

Practicarlo de forma regular les ayudará a ir creando un hábito deportivo en su día a día.

Nosotros, los padres, es bueno que observemos una serie de acciones que nos ayudarán a valorar si están iniciando la rutina de la práctica del deporte para reforzárselo o acompañarles si les resulta costoso.

En muchas ocasiones nos pueden rechazar para que les ayudemos, pero podremos buscar los medios que les apoyen para adquirirlos.

Sugerencias para observar:

  • ¿Realiza deporte de forma regular, por lo menos una o dos veces por semana?
  • ¿Disfruta con la actividad deportiva?
  • ¿Rechaza la actividad física? ¿Por pereza? ¿Por qué no ha encontrado la que le gusta?
  • ¿Es una práctica obsesiva? ¿Busca el cultivo de los músculos?
  • ¿Cómo se relaciona con sus compañeros en el deporte? ¿Competitividad excesiva? ¿Cómo reacciona con los adversarios, los árbitros? ¿Cómo actúa ante un “fracaso”?
  • ¿Lleva a la práctica las virtudes de la generosidad, respeto, esfuerzo, alegría para superar las dificultades? ¿Ayuda a los otros deportistas? ¿Les respeta?

Preguntas esenciales para saber si tu hijo realiza la práctica deportiva de forma adecuada y que toda familia debe hacerse.

Patricia Cigaran

Experta en Educación / España

Experta en Educación Familiar con más de 20 años de experiencia en la dirección de colegios infantiles.